Novena a la Divina Misericordia

SEGUNDO DÍA
 
Hoy, tráeme a las almas de los sacerdotes y los religiosos, y sumérgelas en mi misericordia insondable.
Fueron ellas las que me dieron fortaleza para soportar mi amarga pasión.
A través de ellas, como a través de canales, mi misericordia fluye hacia la humanidad.
 
Jesús misericordiosísimo, de quien procede todo bien,
aumenta tu gracia en nosotros para que realicemos dignas obras de misericordia,
de manera que todos aquellos que nos vean, glorifiquen al Padre de misericordia que está en el cielo.
 
Padre eterno, mira con misericordia al grupo elegido de tu viña,
a las almas de los sacerdotes y a las almas de los religiosos; otórgales el poder de tu bendición.
Por el amor del Corazón de tu Hijo, en el cual están encerradas, concédeles el poder de tu luz para que puedan guiar a otros en el camino de la salvación
y a una sola voz canten alabanzas a tu misericordia sin límite por los siglos de los siglos.
Amén.